miércoles, 20 de julio de 2011

Entrenamiento a niños de 10 a 13 años



La siguiente etapa de crecimiento para el aprendizaje o crecimiento es la que se da cuando los jugadores tienen entre 10 y 13 años.

Durante esta fase es cuando los jóvenes jugadores empiezan a fijar todo lo adquirido en las anteriores etapas.
Todos los movimientos motrices tienen que buscar ya la eficacia en el movimiento para conseguir los objetivos marcados en cada acción.

Están en la edad ideal para que por medio de juegos, consigan realizar movimientos base para la realización de cualquier deporte. Ya sean deportes individuales como atletismo o natación o deporte en equipo como fútbol.

En estas edades es cuando los niños tienen que empezar a decidir en especializarse en un deporte. Para ello, hay que hacerles ver a través de la enseñanza de los aspectos más atractivos de la actividad. Consiguiendo que se interesen y que se diviertan superando los retos que se les planteen.

Hasta ahora, la condición física no era un aspecto a tener en cuenta en demasía. En estas edades ya sí que hay que prestar atención a este factor. Hay que empezar a trabajar el aspecto físico para ir inculcando unos hábitos de entrenamiento que les sirva para la siguiente etapa.

La energía que los chicos tienen a estas edades hay que reconducirla para que trabajen la parcela física, haciéndoles ver que conlleva un valor añadido para el desarrollo del juego. También hay que trabajar aspectos como atención, memoria, percepción… todos estos aspectos se empiezan a trabajar en esta edad.

A partir de los diez años en las chicas y de los 12 en los chicos se acelera el desarrollo físico de ambos. Es aquí donde hay que aprovechar los beneficios físicos que adquieren. Podrán trabajar más tiempo porque su cuerpo es capaz de generar más energía. Su consumo de oxigeno mejora, con lo cual su rendimiento físico también y
su lateralidad motriz está perfectamente definida con lo que se puede trabajar para perfeccionar habilidades motrices complejas.

Su percepción espacio y tiempo empieza a funcionar al cien por cien, como consecuencia son capaces de anticipar trayectorias, adecuar ritmos de carrera con un objetivo y sincronizar los movimientos para la realización de acciones que lo requieran.

Así pues podemos decir que están en una etapa en la que la intensidad del trabajo y la especialización son factores fundamentales en los entrenamientos de los jugadores.

Como ejemplo de entrenamiento para estas edades y teniendo en cuenta lo que hablábamos de la especialización de los movimientos, podemos ver el siguiente video para el perfeccionamiento del control de balón.




También te puede interesar:


Entrenamiento a niños de 4 a 6 años
Entrenamiento a niños de 7 a 9 años
Aprender a enseñar
Aprender a enseñar II

3 comentarios:

  1. amigo en tu entrenamiento aseptan chicas?

    ResponderEliminar
  2. Nos parece una magnifica pagina gracias por estos conocimientos que nos permiten adquirir de ustedes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Edgar, me alegro que te guste.

      Eliminar