30 de agosto de 2011

Ejercicio de control y conducción

Durante en el desarrollo del juego, los controles se hacen imprescindibles por eso la insistencia desde pequeños en la correcta ejecución del gesto técnico.

Ya sea en fútbol 11 o en fútbol sala, quien sabe controlar un balón tiene mucho ganado. Y controlar el balón no significa ser capaz de pararlo. Si no disponerlo de la mejor forma posible para la siguiente acción.

Así pues el control orientado nos dará una ventaja extra a la hora de ejecutar la siguiente acción, ya sea un pase, un tiro o un regate.

En el siguiente ejercicio ponemos en práctica este gesto técnico.

Control orientado en grupos de tres





Para el desarrollo del ejercicio necesitaremos únicamente cuatro conos para delimitar el espacio requerido, y un balón. Participan tres jugadores dejando libre una de las esquinas.

  El jugador A pasa el balón a B

  El jugador B controla el balón dejando orientado hacia el cono de arriba

  El jugador A corre hacía donde estaba el jugador B

  El jugador B conduce el balón hasta el cono

  El jugador B pasa al jugador C

  El jugador C controla el balón dejando orientado hacía el cono de abajo

  El jugador B corre hacía donde estaba el jugador C

  El jugador C conduce hacía el cono y pasa al jugador A


El ejercicio busca que los controles sean orientados. Es decir en un solo movimiento o toque tenemos que ser capaces de recibir un balón de frente y dejarlo a disposición de conducirlo a 90 grados de la dirección de la que venía.

Estos controles se tienen que realizar con distintas partes del pie para ir mejorando en los distintos modos de realizarlo.

Las distancias variaran en función de la edad de los jugadores y del dominio del balón que tengan. Y el entrenador les tiene que insistir mucho en realizar fintas antes de recibir el balón.

También te pude interesar:

25 de agosto de 2011

Apoyos

En el fútbol y en el fútbol sala al ser un deporte de equipo, se requieren acciones que promuevan precisamente eltrabajo en equipo.

Cuando un jugador de tu equipo tiene la posesión del balón, se requieren movimientos para que pueda pasarte el balón sin necesidad de regatear. Ya vimos el desmarque, que era una acción encaminada en este sentido.

Pero también existe otra más, como son los apoyos.

Apoyos



Es una acción táctica que consiste en realizar movimientos para acercarse o alejarse para facilitar la acción del poseedor del balón.

Estos apoyos pueden ser:

  Laterale

  Diagonale

  En profundidad

  Desde atrá

  Desde delante


Para una mejor comprensión y diferenciación con los desmarques podemos definirla también como aquellos movimientos que realizan los compañeros del jugador que tiene el balón para facilitarle la acción con el balón. 

Los apoyos que le damos al compañero que tiene la posesión del balón no necesariamente tienen que ser moviéndonos hacía él para acercarnos. Esto muchas veces es justo lo contrario. Al alejarnos, estamos provocando por ejemplo que pueda realizar un uno contra uno. Y ese movimiento de alejarse está facilitando la acción con el balón. Así pues es un apoyo porque hay movimiento y porque facilita la acción.

Facilitar, esa es la clave para comprender los apoyos. Si todos los miembros de un equipo facilitan al poseedor del balón, éste tendrá muchas posibilidades y cuantas más tenga, le resultará mucho más fácil decidir la acción a realizar.

Recordar, pensar que le puede ayudar al compañero en cada momento y realizarlo. Estaréis dando un apoyo con vuestro acto.

En el inicio del video, podemos ver como un jugador sin balón se acerca al jugador número 6. Este se aprovecha del movimiento de su compañero para conducir el balón. Así pues, un movimiento de un compañero ha facilitado la acción del balón al poseedor del mismo.

Tenemos un apoyo.




También te puede interesar:




20 de agosto de 2011

Características del portero de fútbol

características de un portero
El portero

El puesto de portero de fútbol es el más especial de todos los equipos. Es el jugador más especialista del equipo. Un jugador que juega de portero se tiene que especializar en movimientos, técnica y demás cualidades y conocer las características del portero de fútbol es básico para saber si puedes jugar en esa posición

El hecho de que un portero no pueda tocar el balón fuera del área y que dentro del área sea el único que puede hacerlo con la mano, le hace ser el jugador más especial dentro del equipo.

En la iniciación de los niños en el mundo del fútbol, los entrenadores no deberían fijar un portero a muy temprana edad. Es más recomendable que vayan pasando todos por la portería. Con esto se conseguirán dos cosas. No encasillar demasiado en un puesto tan específico a un niño y que todos los jugadores sepan y sientan como se ven las cosas desde la portería y se les inculque ayudar siempre al portero en tareas defensivas.

Cualidades de un portero



Como venimos comentando, el portero es el puesto más específico que existe así que requiere unas cualidades y capacidades muy especiales. Las podemos dividir en tres apartados:

  Cualidades física

  Características neurológica

  Carácter


Cualidades físicas



  Velocidad de reacción, aceleración y desplazamiento

  Flexibilidad y elasticidad

  Envergadura y longitud de mano

  Peso-altura equilibrado


Estas cualidades se deben trabajar (velocidad, flexibilidad) durante los entrenamientos para llegar a perfeccionar y desarrollar toda la capacidad del jugador. Y aunque un jugador de forma innata no tenga parte de estas capacidades, con entrenamientos y trabajo puede mejorar mucho.


Características neurológicas



  Coordinación

  Agilidad

  Percepción espacio-tiempo

  Atención


Las cualidades neurológicas también se pueden entrenar para su mejora. La coordinación se tiene que trabajar desde los inicios, lo que le permitirá aumentar su agilidad. 

Carácter



Esta es la cualidad más difícil de mejorar. Es algo innato de las personas que se va formando por muchos factores. Al ser lo más difícil de entrenar, debemos buscar chicos o chicas que su carácter coincida con lo que un portero necesita.

  Valentía: no tener miedo al balón, al contrario, a hacer salidas… es algo muy importante en el puesto.

  Decisión: tener decisión es otra de las cualidades importantes, no temer el fallo y tomar decisiones rápidas para así reaccionar rápido

  Fuerte y equilibrado: no venirse abajo ante situaciones difíciles ayuda a los compañeros

  Comunicador: un portero tiene que estar en continua comunicación con el resto de compañeros para coordinar las acciones del equipo

  Agresividad: un punto de agresividad le permite tomar decisiones y realizar acciones con valentía.


Si reunimos a un jugador con todas estas características, entrenamos fuerte y tenemos algo de suerte, podremos tener un gran guardameta, así empezó uno de los mejores porteros de la actualidad. Iker Casillas



También te puede interesar:

Calentamiento portero

15 de agosto de 2011

Pressing



En varios de los reportajes anteriores hemos visto dos formas de defender. El marcaje individual y el marcaje en zona son dos ideas distintas de defensa y cada una tiene sus ventajas y sus inconvenientes.
Poniendo en práctica estos tipos de marcaje y teniendo en cuenta algunos detalles podemos aplicarlos para hacerpressing.

Pressing



El pressing lo podemos definir como la acción de presión al rival con mayor o menor intensidad para intentar dificultarsus progresiones con el balón y recuperar cuanto antes el balón.

El pressing tiene que ser una labor de conjunto, que esté muy bien entrenada puesto que requiere cierta coordinación entre varios de los jugadores para poder llevar a cabo con éxito el esfuerzo que supone.
Una mala presión por descoordinación entre los jugadores defensivos, puede provocar el avance claro del conjunto con la posesión de balón.

Este pressing se suele realizar a la línea que tiene el balón para intentar su robo y recuperación rápida del balón. Muchos equipos la realizan justo después de la pérdida del balón en la parcela atacante para aprovechar la cercanía de los jugadores.

Es decir si un equipo está atacando, y pierde el balón, muchos de esos atacantes que ahora se han convertido en defensas, estarán cerca del balón. Así pues podrán ir a la presión mucho más rápidamente que si primero ocuparan su parcela defensiva.

Para la realización del pressing tenemos que tener algunos aspectos en cuenta:

  Condición física de ambos conjunto

  Condición técnica de ambos conjunto

  Planteamiento táctico del rival

  Resultado, momento de juego, tarjetas amarillas de tus jugadores…


Esta última consideración la tienen que tener en cuenta los equipos que no tiene por costumbre realizar la presión. Si tú como equipo, tácticamente tienes trabajado realizar presión cada vez que pierdes un balón, el resultado o el tiempo que falta te darán lo mismo. 

Por ejemplo el Barcelona realiza una presión muy arriba para aprovechar la acumulación de jugadores que estaban realizando el ataque antes de la pérdida de balón. Y la realiza en cualquier momento.



También te puede interesar:

Golpeo con la puntera

El golpeo de puntera siempre ha sido como el último recurso para un jugador. Esta muy mal “visto” en el fútbol 11 porque siempre ha sido el golpeo que se realizaba cuando no se sabía jugar.

Pero el golpeo de puntera en el fútbol sala es una forma más de golpear al balón. Este tipo de golpeo también exige un entrenamiento para conseguir realizarlo en beneficio propio. Se caracteriza porque se imprime mucha fuerza y trabajando y entrenando se puede llegar a conseguir precisión. Aunque la precisión no prima en este tipo de golpeo, si que se puede mejorar bastante.

Tal vez de todas las características y beneficios que podemos decir de pegar al balón con la puntera, la velocidad de ejecución es la que más destacaríamos. Es un tiro que podemos realizar prácticamente si coger carrera, sin cargar mucho la pierna. Con lo que se convierte en un recurso para sorprender con un tiro rápido y fuerte.


Golpeo con la puntera

  Fase inicial: nuestra posición será en la línea que marca el balón con el objetivo. Normalmente la portería. A diferencia que sucede en la mayoría de golpeo que siempre tendemos a inclinarnos a un lado.

  Fase previa:

          Carrera: como en todo golpeo hay que adecuar la carrera para llegar coordinado y con la velocidad adecuada para golpear al balón

          Pie de apoyo: situarlo un poco antes del balón para poder imprimir toda la fuerza en la ejecución y orientado al objetivo

          Pierna de apoyo: semiflexionada para buscar equilibrio



  Momento de contacto: golpear al centro del balón, con el pie haciendo 90 grados con la pierna. Los dedos del pie tienen que estar ligeramente hacía arriba para evitar hacernos daño y estirados. Y el cuerpo ligeramente hacía delante.

  Fase posterior: acompañar el movimiento de inercia hacía delante

  Los brazos: como siempre utilizados para equilibrarnos cuando terminamos la ejecución.


Así pues el golpeo de puntera es un recurso más que hay que dominar en el fútbol sala y que nos permitirá realizar tiros fuertes y rápidos casi sin carrera previa. Esto puede sorprender al rival y conseguir nuestro objetivo.
Los lanzamientos de puntera se realizarán para tiros a puerta y hay que evitar su uso en pase, dada su poca precisión.

También te puede interesar:

10 de agosto de 2011

Entrenamiento a niños de 14 a 17 años

entrenamiento niños de 14 a 17 años

Durante los anteriores reportajes sobre este tema, hemos tratado de explicar que en cada una de las fases de crecimiento por las que pasan los niños, los entrenamientos y los ejercicios tienen que estar pensados en función a su edad. 

En esta última fase antes de ser senior, los niños entre 14 y 17 años, es importante controlar los ejercicios y su dificultad para que los niños puedan ir realizándolos progresivamente y ayudar a su desarrollo.

Así mismo, las capacidades motrices que se van adquiriendo en el crecimiento, hay que fomentarlas y practicarlas para su correcto aprendizaje.

En esta última etapa, que va desde los 14 años a las 17, los chicos estarán motivados por distintos aspectos.

Factores de motivación



  El control de los movimientos: cuando un chico de esta edad es consciente de su dominio en los movimientos, estará motivado para aprender y mejorar. Para ello, la base física y de movimientos que haya adquirido en las etapas anteriores será fundamental para su perfeccionamiento.

  Fortaleza física: la motivación que le da la fortaleza física es muy importante, una buena condición física que le permita desarrollar la actividad a la perfección, ayuda a que los chicos quieran seguir practicando.

  El cuerpo atlético: los chicos a estas edades valoran mucho su aceptación social y éxito en los grupos de amigos. El desarrollo corporal que provoca la práctica deportiva está muy valorado en los grupos sociales.

  Éxito en las competiciones: la participación en competiciones, aceptación de reglamentos y la aceptación de las normas les hace sentir mayores. Los adultos son los que han puesto estas normas y competiciones y los chicos se sienten adultos al participar en ellas.


A estas edades los chicos que realizan una práctica deportiva regularmente, en nuestro caso el fútbol, tiene dos necesidades principales.

  Mejora técnica: la superación de las situaciones cada vez más exigentes durante el desarrollo del juego, les hace querer perfeccionar su técnica, y el entrenador debe aprovecharlo adecuando los ejercicios y entrenamiento

  Mejora condición física: en esta última etapa quieren mejorar su rendimiento. Y para ello tiene que darle importancia a la condición física, por eso los entrenadores deben dar importancia a la preparación física.



Tal vez esta sea la edad límite para dedicarse profesionalmente al fútbol, los chicos que con 17 años no hayan adquirido un cierto nivel, tendrán muy difícil la practica a alto nivel. El Milán, conjunto italiano ganador de 7 copas de Europa, lo sabe y realiza campus a jugadores desde 5 años a 17.

En el siguiente video podéis ver un fragmento de un entrenamiento, esperamos que os guste.


También te puede interesar:

Entrenamiento a niños de 4 a 6 años
Entrenamiento a niños de 7 a 9 años
Entrenamiento a niños de 10 a 13 años