20 de septiembre de 2011

La motivación



Si eres entrenador o quieres serlo, la motivación es uno de los aspectos psicológicos que vas a tener que manejar.

La motivación es fundamental para todo aquel que practica un deporte. Tienes que tener la motivación adecuada para entrenar el tiempo necesario, con la intensidad suficiente, concentración, sacrificio y demás aspectos necesarios para la mejora.

Saber encontrar la motivación e inculcársela a los niños es uno de los primeros objetivos que han detener los entrenadores en edades tempranas para hacer que los niños o niñas entrenen y mejoren.

Es por tanto una función del entrenador aprovechar y fortalecer todos estos valores para que los chicos tengan una motivación alta.


Interés inicial a la actividad



Los chicos que empiezan en la práctica de un deporte, empiezan con una motivación digamos que “innata” por las siguientes razones:

  Aspecto lúdico del deporte

  Relaciones con los demás niño

  Aspecto competitivo entre ello

  El espejo de los deportistas famosos.



Por estos motivos, el entrenador debe aprovechar esta motivación para que desarrollen sus capacidades físicas, deportivas y humanas.

Pero estas motivaciones que hemos llamado “innatas” no duraran para siempre, y la labor del entrenador será saber continuar un modelo de motivación que siga la línea estimulante y gratificante original.

Modelos significativos



El uso de un modelo significativo ayudará a que el niño quiera conseguir objetivos y el entrenador podrá utilizarlo como medio para motivar. Este modelo lo tendremos que utilizar para aspectos menos lúdicos o que requieran un sobre esfuerzo físico.

Podemos decir que hay dos tipos de modelos:

  El jugador famoso que todos los niños quieren imitar y llegar a ser como él

  El jugador más cercano, ya sea un compañero de equipo, un jugador de una categoría superior por ejemplo.


Estos dos tipos de modelos son los que el entrenador tiene que saber manejar para motivar a los niños en los aspectos que más se necesiten.
Un ejemplo que los autores suelen utilizar para ver cómo gestionar estos modelos en el fomentar en juego sin balón a un niño.
El jugar sin balón es un aspecto táctico que pocos niños se sienten atraídos por él, así que puede ser una buena forma de motivarles, el uso de estos dos modelos. 

Con el jugador más conocido como ejemplo de jugador que juega muy bien sin balón, haremos que se despierte en el niño el interés por este aspecto, pero después necesitaremos un modelo de jugador más cercano que hará que esteinterés y motivación se mantenga alto y que dure en el tiempo.

Si solo usáramos el del jugador famoso, la lejanía que el niño percibe entre él y el jugador famoso haría que poco a poco el interés desapareciera y con la perdida de ese interés también desaparecería la motivación.

Aprende con un jugador como Ronaldinho






También te puede interesar:








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada