25 de septiembre de 2011

Técnica de portero


Dentro de la técnica de un portero, una de las acciones más importantes son las recogidas o blocajes.
Un blocaje consiste en atrapar el balón evitando que haya un rechace. Y su importancia radica en que se tiene el control absoluto del balón por parte del potero porque se queda con ella y no se da una nueva oportunidad al equipo contrario de volver a tirar a puerta.

Tipos de blocaje



Durante el juego, los distintos tiros a puerta con el objetivo de conseguir gol, hacen que haya distintos tipos de blocajes según las características podemos ver que existen:

  Según el lado

         Derecho

          Izquierdo

          Centro

  Según la altura

          Rasos

         Altos

         Media altura

Dependiendo del tipo de tiro que sea, tendremos que hacer el blocaje correspondiente, y cada uno tiene su técnica que tendremos que manejar para dar mayor seguridad a la recogida. 

Aspectos fundamentales



Podemos enumerar una serie de aspectos que nos guiaran en el dominio de la recogida.

  Siembre hay que poner el cuerpo entre el balón y la portería. Parece obvio pero muchas veces los porteros intentan atajar el balón solo con las manos, estirando los brazos a un lado. De esta forma, si cometemos un error con las manos, el balón entrará a la portería, pero si hemos puesto el cuerpo detrás de las manos, éste golpeará en el cuerpo y podremos atajarlo de nuevo.

  En la recogida, la posición de las manos es importante. Siempre estarán abiertas y tenderán a estar lo más juntas posibles para evitar que el balón pase entre ellas. Los dedos deben estar abiertos apuntando hacia abajo, a los lados o hacia arriba dependiendo si la recogida es rasa, alta o media altura. Una vez el balón entre en contacto con las manos, tendremos que amortiguarlo y dirigirlo hacía nuestro pecho para una mayor seguridad.

  Las piernas estarán semiflexionadas para recogidas a media altura y altas (así podremos saltar en caso necesario) y en caso de un blocaje raso apoyaremos una rodilla en el suelo entre el balón y la portería. Ésta se situará detrás de los brazos y nunca entre ellos.

  Los brazos variaran su posición dependiendo de la altura de la trayectoria del balón. Para recogidas rasas tendremos que estirarlos a ras de suelo para conseguir que el balón suba hasta el pecho.


Desplazamientos laterales


En el supuesto que el blocaje o recogida nos implique una estirada hacia uno u otro lado, tenemos que tener en cuenta varias cosas para evitar errores y para evitar hacernos daño.

  Nos impulsaremos con la pierna del lado hacía donde nos vamos a tirar

  Inclinaremos el cuerpo hacia el lado donde nos vamos a tirar

  Estirar bien los brazos con las manos abiertas intentando interceptar el balón

  Utilizar las dos manos, una para parar el balón y la otra para sujetarlo

  La caída tiene que ser un apoyo progresivo desde el muslo hasta el antebrazo.


En el siguiente video es un entrenamiento de porteros de futbol 11 aunque se puede aplicar a los de fútbol sala podemos ver un ejercicio mejorar las estiradas, fijaros en como recogen el balón y en las caídas. Algunos las realizan mal cayendo con el codo, pero otros la realizan perfectamente.



También te puede interesar: