18 de mayo de 2012

El coraje no se puede medir





Si alguna vez te han puesto una piedra en el camino y has pensado en abandonar, no lo hagas. Los tuyos siempre estarán hasta el final, te dejarán su hombro para que te levantes y sigas y cuando estés listo, te volverán a soltar para que termines lo que empezaste. Son solo 7 minutos pero que 7 minutos.